Buceo y tomo café

Con los ojos abiertos miro por todas partes, dentro y fuera del agua.
Dentro, ya lo sabes, es más fácil, no me ven, no me oyen.
Fuera parece más real y será que me tengo que quedar aquí.
Ahora veo caras, escucho voces y leo pensamientos mientras tomo café.
Esto debe ser normal. Esto va siendo también mi vida.

Casi

Cerca, casi vivo
casi me gritas: lo estás haciendo bien!
Casi te beso y sólo pude decirte t’estimo
y tú también: t’estimo.
Desperté llorando sabiendo
lo que dije tantas veces,
que la vida sigue, que la vida vive, que la vida es.
Cerca, casi vivo,
sentí que sigues muerto.

Volviendo hoy a casa

Voy volviendo a casa.
Intento saber que es eso de mi casa.
Me quedo un rato mirando al techo mientras pienso en cocinar arroz a la cubana,
sin saber si eso me va a sentar bien o si es el plato que prefiere él.
Ahora cuido ese lugar que compartimos hoy.
Si, eso debe ser mi casa.
Luego salgo a ese jardín compartido de personas, perros y encuentros.
No hablamos mucho, sobretodo sabemos que estamos.
Algunos juegan, se tocan, se reconocen
nosotras ahí nos encontramos también.
Y así voy volviendo hoy a casa.